Entrevistas Leticia Bonetti artista plástica

Publicado en febrero 2nd, 2012 | por Date a conocer gratis

Arte emergente en Palermo: Leticia Bonetti

Palermo, casa de nuevo arte

Su obra es fiel reflejo de su andar poco ostentoso. Así, Leticia Bonetti crea escenarios bien despojados de elementos y color donde la figura humana juega como protagonista. Cuando el juego se vuelve creación.

El vértigo que trae uno del acelerado trajín urbano choca contra una barrera de calma extrema cuando uno conoce su obra (o a ella en persona). Leticia Bonetti parece flotar en un universo paralelo, uno sin ruidos de ciudad ni humo de smog, un espacio tan sereno y despojado que calmaría al más estresado de los transeúntes.

Ella lleva la calma casi sin darse cuenta, y como espejo de su interior, un trazo lleno de silencio inunda el lienzo, ese que luego deja a su merced a una figura humana, en grises y tierras, en lugares casi inhóspitos o salpicados de algunos pocos elementos.
Leticia siente el arte como algo natural, algo que vive sin presiones ni corridas, dedicando toda su labor creativa al disfrute absoluto. No existirán rutinas ni agendas que muevan su reloj.

Su obra crece al ritmo de su sentir, y en esa senda Leticia va descubriendo elementos, trucos y toques que suma a su estética, que como ella afirma, siempre está en movimiento.
Dueña de un vivir (y una obra) sutil y delicado, Leticia Bonetti pone su norte en la creación, el arte y sus recovecos.

Leticia, vos elegiste seguir tu enseñanza en un taller y no en una academia, ¿por qué?

Porque por un lado, a pesar de que en la institución con mucha gente podés aprender de ver a tus compañeros, no aprendés técnica en profundidad. Yo creo que la base técnica es importante, y yo quería tener las herramientas para poder hacer lo que sentía que quería sin estar limitada. Una vez que tenés la técnica se desbloquea algo que te permite expresarte más libremente. Es como aprender a tocar bien un instrumento para luego poder improvisar.

Leticia Bonetti "Mujer recostada"

¿Cómo llegaste a estudiar con Mercedes Fariña?

Me acuerdo que vi su obra y me gustó. Después, al tiempo de estudiar con ella, empecé a desarrollar mi estilo y ella me sugirió que siguiera estudiando con el que era su profesor, Jose Marchi; entonces pasamos a ser compañeras de taller.

¿Qué aprendiste con él?

Yo estaba en una instancia en la que ya había incorporado suficiente técnica y estaba buscando otra cosa… otro punto de vista. De él aprendí como persona y como artista. Tiene un estilo súper realista pero él es muy desestructurado, puede apreciar el arte en una obra tecnicamente impactante como en un graffitti de la calle, y eso para mí es muy importante, que el arte sea un juego.

¿Ese es el gran secreto?

Sí, para todo. Para mí el arte es juego, experimentación y disfrute. Si yo mañana perdiera el disfrute por pintar, dejaría de hacerlo. Lo hago porque es una necesidad placentera. Y creo que cuanto uno más se permite jugar, más lo disfruta.

¿Al margen del resultado?

Sí, y paradojicamente eso hace que el resultado sea mejor, cuando te dejás llevar y permitís que lo lúdico esté en primer plano sin estar pendiente de los resultados o las metas. Yo me desentiendo de todos los demás aspectos que no sean pintar.

Leticia Bonetti obra

Se trata entonces de disfrutar el viaje…

Claro. El arte es un camino, no una meta. Para mí no importa adonde llego sino cómo lo transito. No hay que perder esa sensación de estar en el camino correcto. Y en el fondo uno siempre lo sabe, cuando estás conectado con quien sos o cuando te alejás de eso.

¿Cómo sentís que tu estética fue transitando la obra?

Creo que de a poco fui despegándome de lo académico y buscando un estilo personal, que creo en realidad que más que buscarlo, uno inevitablemente lo encuentra.

¿Cómo van surgiendo tus series?

No me lo propongo, se dan solas. Cuando empiezo con una idea me empieza a trabajar en la cabeza y se vuelve punto de partida para otra cosa, hasta que llega un punto en que se agota. Cuando empecé trabajaba mas con figura humana, después con color, luego con retratos y más tarde con la pincelada. Después pasé a la figura de tamaño más chico y casi sin color. A veces uno arrastra una tendencia sin tomar consciencia de eso y de golpe se da cuenta de que necesita hacer un corte abrupto en cuanto a la temática.

¿La necesidad pasa por expresar algo del interior o por dejar un mensaje?

Yo creo que están las dos cosas relacionadas. Inevitablemente cuando sacás algo de adentro, transmitís. Yo no tengo la intención de que la gente interprete un mensaje concreto, creo que si la expresión es sincera algo les llega, que obviamente depende de la subjetividad de quien ve la obra.

¿Qué percibe el público cuando se para frente a un cuadro tuyo?

Una vez hice una serie de figuras muy chiquitas sobre bancos muy altos, y mucha gente me habló del vértigo. Se generaban dos puntos de vista de un mismo sentimiento, desde el lado negativo y positivo; unos señalaban la soledad de la figura, el aislamiento de la persona; y otros, quizá miraban el lado que tenía que ver más con como yo me sentía, como una sensación de tomar perspectiva y ver las cosas desde otro lugar, con cierta distancia.

¿Qué cosas sentís que fueron inspirando tu carrera?

No creo que hayan sido hechos puntuales ni momentos trascendentes. Creo que la inspiración es una forma de percibir la vida, todos los días. Tiene que ver con cómo me sienta y cuán conectada esté conmigo misma. Por eso yo creo que la inspiración se puede sentir en cualquier momento, si uno está lo suficientemente atento como para percibirlo y se toma el tiempo para permitir que eso pase.

Vive, enseña y crea desde el barrio de Palermo.

Sitio Web


Sobre el autor

¡Hola! PalermoBA te da la posibilidad de publicitarte gratis escribiendo una review de cualquier local o espacio de Palermo. Hacé click en este link para empezar ya. Click acá.



Arriba ↑